El vapuleo del Granada al Zaragoza de los 5 magníficos (1966-1967)

 

Aunque ahora nos resulte extraño, las noches de fútbol son un fenómeno relativamente reciente. Durante muchas décadas los partidos se disputaron bajo la cálida mirada del astro rey, y los cuerpos de los jugadores sólo emitían una única y uniforme sombra sobre el pasto. Ningún aficionado rojiblanco imagina hoy, camino a Los Cármenes, la impresionante atmósfera que va a descubrir, el impacto del escenario sobre los sentidos. La propia gente percibe aún hoy este tipo de partidos como un acontecimiento de rango mayor, como acudir a la ópera o a una gala musical y el simple hecho de salir de casa para acudir a un espectáculo nocturno tiene un punto ‘chic’. 
  
El estadio granadino estrena esta noche las torretas de iluminación artificial y el rival para tamaño acontecimiento no puede ser más lujoso. Se trata del gran Real Zaragoza de los cinco magníficos, el mejor equipo de la historia del ilustre club maño. Este maravilloso conjunto es el actual campeón de Copa, subcampeón de la copa de Ferias (actual Europa League) y cuarto clasificado en la liga. La fama de su extraordinaria delantera, Canario, Santos, Marcelino, Villa y Lapetra, que da sentido a su sobrenombre, traspasa fronteras y compite sin complejos con las mejores y más famosas líneas de ataque del fútbol mundial.
 
Para todos los españoles quedará siempre grabado el nombre del número nueve, del delantero centro Marcelino, autor del definitivo gol a la U.R.S.S., que supuso el primer y durante demasiados años, único título internacional de la Roja, la Eurocopa de 1964. Todos hemos visto alguna vez las imágenes en blanco y negro del escorzo de Marcelino para batir a la Araña Negra, Lev Yashín, que no hay que confundir con otras imágenes en blanco y negro, también famosas, de otro Marcelino, monaguillo, huérfano y mártir.
Este partido será histórico también porque supone el arranque de la primera temporada del, por aclamación, mejor jugador de la historia del Granada CF, el exquisito canario Vicente. Todos aquellos que tuvieron la fortuna de verlo en acción coinciden en que reunía estética y eficacia, que es, por cierto, la única manera de convencer a todo el espectro de aficionados de un equipo. Los que sólo reúnen una de  estas dos características, que son la mayoría, están condenados al eterno debate, a los pitos y a las palmas, al desconfiado murmullo y a la ovación contenida.
Cuando se planifica una goleada, ya sea como vendetta o como remontada, el primer requisito que todos citan es marcar cuanto antes, en el primer cuarto de hora; pues bien, en este caso el primer gol del partido no llega hasta el minuto 31. El encargado de hacerlo será, como no, Vicente, que consigue cabecear un milimétrico centro de Agüero; tampoco debemos cometer el error de confundir a este con el yerno de D10S, el nuestro es paraguayo de Coscute y su nombre completo es Juan Bautista Agüero Sánchez. El segundo tanto llega ocho minutos más tarde y su autor será el goleador Miguel, que abre su cuenta tras una magnífica jugada de Lara que lo habilita para que bata a Yarza en el uno contra uno. Justo antes del descanso el soberbio Carlos Lapetra, zurdo de edición limitada, va a acortar distancias consiguiendo el 2 a 1.
A pesar de este gol del Zaragoza, el comienzo de la segunda parte es explosivo y Miguel corona su maravillosa actuación nocturna con tres goles consecutivos en los primeros catorce minutos de la reanudación.
Los cuatro tantos en un solo partido del centrodelantero gaditano Miguel Sánchez Rus, suponen un hito en la historia del Granada CF en Primera División y merecen un mayor recuerdo por parte de todos. Con 5 a 1 el Zaragoza se vuelca tratando de maquillarse la cara y lo consigue en parte con un segundo gol por parte del centrocampista gallego Pais de cabeza, aunque será el Granada el encargado de cerrar la cuenta por mediación de Agüero que consigue volear para lograr gol, set y partido en el minuto 87.
Una sonora ovación de la afición rojiblanca despide a los jugadores, protagonistas de una noche histórica y perfecta, donde se hizo la luz y donde se demostró que, definitivamente, los grandes partidos deben disputarse bajo los focos de tu propio estadio, que activan y alimentan tu propio espíritu, o ¿Es que nadie echó de menos la noche un 25 de Junio del año 2000? 
 
18/09/1966 
 
 
GRANADA CF  6
 
ZARAGOZA 2
1- ÑITO   2- TOSCO

 3- DATZIRA

4- ZUBIARRE

5- SANTOS

6- LORENZO

7- LARA

8- ALMAGRO

9- MIGUEL

10- AGÜERO

11- VICENTE 
 
 
 
 
 

1- YARZA 

 2- TRUSQUIETA

 3- SANTAMARIA

 4- REIJA

 5- PAIS

 6- VIOLETA

 7- CANARIO

 8- SANTOS

 9- MARCELINO

 10- VILLA

 11- LAPETRA