El Granada venció este sábado al Ibiza por 2-0 en un partido en el que los de Paco López sufrieron más de lo esperado ante el colista.

Víctor Díaz adelantó a los rojiblancos en la primera parte con un tanto de cabeza a la salida de un córner, pero el equipo balear no bajó los brazos y puso en un aprieto al guardameta Raúl Fernández.

En la segunda mitad la intranquilidad se adueñó de las gradas del estadio del Zaidín hasta que Bryan Zaragoza, en una formidable jugada personal, dejó sentenciado el encuentro con el 2-0 definitivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *